Ya lo saben, la eficiencia energética está al centro de las actualidades sobre el inmobiliario y la innovación. Para evaluar y mejorarla, realizar de antemano una auditoría energética es la primer idea que surge. Por lo tanto, este procedimiento es de lejos lo más rentable o eficaz. En este artículo, Deepki quiere presentar cuales son los casos para los cuales una auditoría energética se impide y en los cuales una otra alternativa se requiere.

* Todos los edificios no son iguales frente a una auditoría energética ! *

Si la disminución de los consumos energéticos es un objetivo saludable y deseable, cual sea la superficie del edificio tomado en cuenta, la auditoría energética no esta recomendable en todos los casos

De hecho, la auditoría energética representa un coste importante que se justifica con los elementos siguientes :

  • enfoque mono-sitio ;
  • Desplazamiento de expertos ;
  • Medición de datos reales en el (espesor de las paredes, datos de contigüidad, renovación del aire habitación por habitación, etc. );
  • 1 mes de trabajo medio por edificio ;

Así, parece mejor pedir por una auditoría sólo si se lo necesita de verdad.

Por ejemplo, con el caso de un parque de edificios, lanzar campañas de auditorías físicas para cada unos de los edificios resulta en un precipicio financiero, aún más si los sitios son inferiores a 2000m2. Para los sitios inferiores a 2000 m2, resultará casi imposible identificar ahorros energéticos al nivel de los de la auditoría sí misma.

* La auditoría virtual al servicio de la eficiencia energética de patrimonios multi-sitios *

SI se toma el caso de un patrimonio multi-sitios terciario, estos estudios pueden resultar en una gasta de dinero considerable.

El reto vuelve a detectar rápidamente los sitios que tienen el potencial de ahorro el más alto y priorizar las acciones más relevantes por implementar. Es lo que permite la auditoría energética virtual seleccionando, trás una análisis multi-sitios, los edificios con más problemas… y entonces los más prometedores en cuanto al ahorro de energía!

Al contrario de las auditorías energéticas clásicas, quien apostan sobre hipótesis para calcular los ahorros de energía posibles, la auditoría virtual compara los datos de numerosos sitios basándose en un enfoque estadístico. Utilizando únicamente datos ya existentes a su disposición (facturas, datos técnicos del edificio, características de la actividad…), esta auditoría permite detectar las posibilidades de ahorros energéticos,