Durante un año, se han llevado a cabo estudios energéticos y estadísticos en diferentes sucursales de un grupo francés del sector bancario, con el objetivo de: reducir el consumo de energía y la factura energética.

Si bien cada sucursal es diferente (por su fecha de inauguración, su ubicación, superficie, volumen de negocio, numero de empleados…), el análisis de cientos de sucursales ha permitido detectar acciones comunes aplicables a casi el 90 % de la red.

Gracias al saber hacer de ingenieros especializados en eficiencia energética y mantenimiento como a científicos de datos, se han definido 5 acciones que se pueden generalizar al conjunto del sector bancario:

  • Sustitución de la iluminación existente por sistemas de mayor rendimiento (de tipo led).
  • Optimización de la regulación de los equipamientos (calefacción, ventilación y climatización) mediante la modulación de las temperaturas de consigna, sus franjas horarias o sus caudales de soplado.
  • Regulación de franjas horarias para la iluminación exterior e interior, cuya configuración inicial suele programarse poco o mal.
  • Extinción total de los puestos de trabajo fuera de los horarios de actividad.
  • Abandono de los acumuladores de agua caliente sanitaria, que es una fuente de consumo continuo que ofrece un servicio relativamente limitado en el tiempo.

Si queréis indigar más el tema, saber que este último año realicemos un estudio financiado por el estado francés sobre un panel de 4 000 agencias bancarias para desvelar el potencial de optimización en redes de bancos inmobiliarios.

En una próxima publicación, abordaremos el ahorro que se consigue con estas medidas.

Resultado del estudio publicado en marzo 2018 por Deepki, co-finanzado por el estado francés