El aumento en el precio de la energía acentúa el problema de controlar los costes para los bancos que administran una gran red de agencias. Si bien hay muchas formas de controlar su consumo de energía, los administradores de propiedades a menudo ven la Gestión Técnica Centralizada (GTC) y la Gestión Técnica de Edificios (GTE) como una solución milagrosa. ¿Qué significan realmente? ¿Son GTC y GTE la panacea para reducir los costes de energía en los bancos?

Instalar GTC y GTE para controlar el gasto de energía: ¿una idea errónea?

Para controlar su consumo de energía, los bancos a menudo optan por utilizar tecnologías como GTC y GTE con el objetivo de monitorizar los equipos de forma centralizada.

Recordemos que GTC permite gestionar un lote específico, mientras que GTE se aplica a todas las instalaciones (calefacción, iluminación, ventilación y aire acondicionado, ascensores…). En ambos casos, el principio es programar, mediante cajas electrónicas, el apagado de los dispositivos en un período de inactividad para reducir el gasto de energía. Pero, a pesar de que se ha demostrado que es interesante en determinadas condiciones, esta instrumentación tiene límites a tener en cuenta para asegurarse de que se utiliza con prudencia.

Fuertes restricciones y costes significativos para soportar su GTC/GTE

Al requerir la instalación de cajas de control en todos los sitios administrados, la instrumentación completa de un parque inmobiliario representa una importante inversión financiera. Además, si proporciona una visión global de la gestión técnica y energética de los edificios, es solo con la condición de que los equipos puedan procesar la masa de información generada diariamente (informes de consumo, alertas de rebasamiento del umbral y otros indicadores).

Los datos de consumo deben ser contextualizados de acuerdo con la vida de los sitios y analizados como fuentes de educación. El establecimiento de un sistema operativo como GTC/GTE requiere, por lo tanto, una organización sólida basada en un equipo formado en el uso de herramientas y lo suficientemente grande como para manejar la cantidad de información registrada.

Leer también: Cómo utilizan los bancos el análisis de datos para gestionar mejor su red de oficinas

(noticia en francés vía datanergy.fr)

Finalmente, las normas que regulan el funcionamiento de los equipos deben evolucionar con las necesidades de agencias que varían con el tiempo (cambio de horario, nueva organización…). Los técnicos responsables de los edificios suelen olvidar la actualización de los sistemas de administración centralizados, provocando así diferencias significativas entre el funcionamiento de los dispositivos y las necesidades concretas de las sucursales bancarias.

En estas condiciones, concéntrese primero en el análisis de los datos existentes antes de empezar a instalar GTC/GTE, cuyo mantenimiento y operación pueden ser muy costosos. Para ser relevante, la instrumentación debe permanecer al servicio de los objetivos de la organización y no al contrario. Preguntándose en primer lugar cuáles son los resultados actuales y los objetivos de mejora en adecuación con los recursos disponibles, podrá elegir una solución de optimización adecuada.

Artículo publicado originalmente en datanergy.fr

vía Thaïs d’Alincourt, Gerente de ventas en Deepki.