5 preguntas que plantearse antes de iniciar un programa de eficiencia energética

Berta Icart
Date06 octubre 2021

¡Nada de lanzarse de cabeza en un programa de rendimiento energético! Su inversión debe realizarse de forma prudente y pragmática. Para ello, no hay misterio: tiene que valorar la situación inicial de su parque de edificios. Aquí puede encontrar 5 preguntas que debe plantearse antes de arrancar su programa si quiere que dé sus frutos.

1- ¿Son fiables mis datos de consumo energético?

Es un requisito imprescindible para cualquier programa de rendimiento energético ya que sin datos iniciales precisos ¿cómo evaluar la eficacia de las medidas que va a implementar? En definitiva, para saber hacia dónde ir, primero debe saber de dónde parte. En un primer momento, compruebe que las fuentes de información que le permiten tener una visión general del estado del lugar son fiables, exhaustivas y coherentes.  Los indicadores construidos sobre esa base reflejarán el rendimiento real de su patrimonio inmobiliario y permitirán hacer un seguimiento de su evolución a lo largo del programa de rendimiento energético.

2- ¿En qué edificios debo actuar prioritariamente?

La etapa anterior le ha permitido tener una visión general sólida del estado de su parque. De ahora en adelante, hay que identificar los edificios a los que darles prioridad gracias al crecimiento y al análisis de los distintos criterios vinculados con su actividad (tamaño, consumo, personal, horarios de apertura, etc.). Así, saldrán a la luz las anomalías de consumo. Por ejemplo, si un edificio consume dos veces más que los de sus mismas características teniendo todo igual, sabe que deberá prestarle atención y que deberá darle una cierta prioridad.

3- ¿Por qué consumen tanto estos inmuebles?

Después de haber identificado los edificios prioritarios, debe detectar las causas de estas anomalías. Revise los distintos criterios que puedan explicar un nivel de rendimiento tan débil (problemas de regulación, equipos defectuosos, mala optimización de los espacios, problemas de aislamiento, etc.).

4- ¿Qué acciones se deben implementar para mejorar su consumo energético?

Se han detectado los problemas. Por tanto, es momento de definir las acciones correctivas que podrían solucionarlos. Por ejemplo, si el análisis desvela que un edificio consume demasiado durante la noche, entonces demuestre que los equipos probablemente estén mal regulados, la instalación de un reloj o la comprobación de las franjas horarias de los equipos podrían ayudar a reducir este consumo energético a niveles normales.

5- ¿Cómo mantener el rendimiento del parque de edificios con el tiempo?

Ha identificado los edificios que más consumen y desplegado un arsenal de acciones correctivas. Pero, ¿cómo mantener los logros de su programa de rendimiento energético? Para ser verdaderamente eficaz, su proceso debería extenderse en el tiempo: sigue el rendimiento de su parque habitualmente gracias a un informe regular y automático. ¡Implante así un proceso de mejora continua y repite regularmente todas las etapas anteriores!

Antes de lanzarse a un programa de rendimiento energético, debe de ser gran conocedor de las características, consumos y hábitos de su parque inmobiliario. ¡La fase de identificación y de clasificación de los edificios es crucial!