5 buenas prácticas para evitar anomalías en el caudal mínimo nocturno

Berta Icart
Date17 noviembre 2021

Hacer un seguimiento del consumo de un edificio es complejo, la tarea es todavía más ardua cuando debemos gestionar los consumos de todo un parque. A partir de las curvas de gasto, es posible identificar los caudales de consumo y más particularmente, los caudales mínimos nocturnos. Pero, ¿qué es un caudal mínimo? y ¿qué son las anomalías en el caudal mínimo nocturno? El Blog de Deepki le explica los caudales mínimos nocturnos y le ofrece 5 buenas prácticas para evitarlos.

¿Qué es un caudal mínimo?

El caudal mínimo es la potencia residual de consumo energético mientras el lugar está cerrado y sin actividad.

En esta gráfica, el caudal mínimo corresponde al consumo mínimo de un lugar. Este consumo, generalmente, se debe a:

  • equipos en stand by;
  • equipos que tienen que quedar encendidos – como la nevera – incluso si el negocio está cerrado.

Este caudal mínimo es normal: es totalmente comprensible que el consumo no descienda a 0 todas las noches. Sin embargo, es posible reducirlo al máximo. 

Anomalías en el caudal mínimo nocturno, ¿por qué?

A veces, puede ocurrir que el caudal mínimo aumente. Esto significa, por ejemplo, que hay equipos que normalmente están apagados durante la noche y que han quedado encendidos (ventilador de aire caliente, calefacción, bomba de calor…). Un aumento del caudal supone un aumento de la factura de electricidad. Puede deberse a: 

  • un problema puntual en cuyo caso basta con sensibilizar a los trabajadores para que apaguen los equipos como apagan las luces, la calefacción o el aire acondicionado;
  • un problema recurrente que puede manifestarse a través de un problema de regulación de la calefacción del alumbrado.

El reloj horario, cuando está presente, a veces también está mal regulado. Basta con llamar a un técnico y hacer un ajuste del reloj para evitar que los equipos regulados por el reloj funcionen durante la noche o bien instalar un reloj cuando no lo hay. 

Otra opción es programar una alerta en caso de anomalías en el caudal mínimo nocturno, para que avise cuando el consumo es demasiado alto teniendo el negocio cerrado. De hecho, esta energía consumida es desperdiciada y puede reducirse mediante la implantación de buenas prácticas.

Las buenas prácticas para evitar las anomalías en el caudal mínimo nocturno


En aras de evitar tener anomalías en el caudal mínimo nocturno, se pueden llevar a cabo 4 tipos de acciones:

1. Sensibilizar a los trabajadores enseñándoles los eco-gestos a adoptar sistemáticamente.

2. Implantar relojes para evitar las fluctuaciones de consumo durante la noche cuando los trabajadores se olvidan de apagar los equipos –normalmente son luces-. El coste de la instalación de relojes es poco elevado y la recuperación de la inversión es rápida.

3. Apagar los equipos de calefacción por la noche:

A partir de este gráfico, podemos vemos cómo una empresa ha conseguido reducir considerablemente el caudal mínimo de consumo en las naves. Aquí, la principal acción llevada a cabo es la de apagar los equipos de calefacción por la noche. 

4. Renovar el aire sólo cuando hay gente en el edificio. Es inútil mantener la renovación de aire por la noche cuando los trabajadores no están presentes. 

¿Lo sabías? En verano, es posible reducir la temperatura de un lugar gracias a la ventilación utilizada para renovar el aire haciendo entrar el aire “fresco” de la noche en los locales. Esto permite evitar la utilización del aire acondicionado.

Para las agencias o comercios, llevar a cabo un apagado de la calefacción, de las cortinas de aire caliente o de la climatización. De hecho, los trabajadores, cuando se van, a menudo olvidan apagar los equipos. Centralizar el alumbrado y el apagado de los equipos permite tranquilizar al personal y evitar olvidos.

En este gráfico, observamos que un equipo quedó encendido día y noche a partir del 8 de noviembre produciendo un aumento del caudal mínimo. Se trata de una cortina de aire caliente que los trabajadores olvidaron apagar. El perfil de consumo sigue siendo el mismo pero con una potencia mayor de 10 kW, esto corresponde a la potencia que consume la cortina de aire caliente, que permaneció encendida tanto de día como de noche.

Las anomalías en el caudal mínimo nocturno son frecuentes y sus causas diversas. Sin embargo, el análisis de las curvas de gasto permite identificarlas bien y aconsejar planes de acción concretos para solucionarlas. Con el fin de evitar anomalías en el caudal mínimo nocturnos, se recomienda dotarse de una solución que permita monitorizar sus consumos energéticos en tiempo real. Descubre cómo un gran grupo bancario ha podido detectar 217.000€ de ahorro de energía recabando los datos ya existentes.