Sector inmobiliario responsable: las certificaciones e iniciativas que le interesa conocer

Berta Icart
Date11 agosto 2021

Frente al calentamiento climático, las transiciones medioambientales y energéticas se convierten en algo esencial. Motivando a los inversores para que incorporen nuevas prácticas eco-responsables en la gestión de sus bienes, el sector inmobiliario responsable subyace como una solución prometedora. Ya se han votado muchas leyes en Europa que van en esta dirección y, más concretamente, en Francia. ¡Explicación!

¿Qué es el sector inmobiliario responsable?

El sector inmobiliario responsable es un proceso cuyo objetivo es el de incorporar íntegramente los pilares ESG (Medioambientales, Sociales y de Dirección) en la estrategia global de gestión de activos. Además de reducir el impacto del sector inmobiliario en el medioambiente, el sector inmobiliario responsable permite valorar los activos en base a criterios extra-financieros, uniendo así el desarrollo sostenible con la esfera financiera.

Así, se pueden emprender muchas acciones de mejora: eficiencia energética, bienestar de los ocupantes, incorporación de la biodiversidad, etc.

¿Cuáles son las certificaciones existentes?

En el ámbito de la economía responsable se crearon muchas certificaciones. Descubre las principales: 

  • La certificación ISR: La certificación ISR te permite optar por ubicaciones responsables y sostenibles. Creada y apoyada por el Ministerio de finanzas, tiene como objetivo aumentar la visibilidad de los productos de inversión socialmente responsables (ISR) para los ahorradores en Francia y en Europa. La certificación ISR se concede al final de un procedimiento estricto de certificación dirigido por organismos independientes. Por lo tanto, representa un parámetro fiable para los ahorradores que desean participar en una economía más sostenible.
  • La certificación Greenfin: Esta certificación nace a iniciativa del Ministerio de transición ecológica y garantiza la condición verde de los fondos de inversión. Está dirigida principalmente a los actores financieros que actúan en favor de la transparencia y la sostenibilidad de las prácticas. Además, esta certificación presenta una cierta coherencia ya que separa los fondos que invierten en empresas que trabajan con energías fósiles y el sector nuclear. 
  • La certificación Finansol: Esta certificación fue creada en 1997 con el fin de ayudar al gran público a diferenciar los productos de ahorro solidario del resto de productos de ahorro. Para ello, para conseguir esta certificación, es necesario poder responder a criterios estrictos basados principalmente en criterios de solidaridad así como de transparencia. 

Iniciativas a tener en cuenta en Francia y en Europa

Existen también muchas otras iniciativas relacionadas con el sector inmobiliario responsable en Europa: 

  • El plan de acción de la Comisión Europea para la economía verde: la Comisión Europea apuesta por la economía sostenible desde hace unos años a través de la instauración de un grupo de expertos técnicos (Technical Expert Group–TGE) y el plan de acción de la UE para la financiación del crecimiento sostenible en 2018. El TGE publicó ya tres informes: una propuesta de taxonomía, el Report on EU Green Bond Standard y el Report on Climate and ESG Benchmarks
  • El artículo 173-VI de la ley relativa a la transición energética para el crecimiento verde: Desde 2015, esta ley obliga a los grandes inversores a informar públicamente sobre la manera en la que incluyen los riesgos ESG y climáticos en su gestión de carteras. En junio de 2019, se publicó un informe de seguimiento. Este informe tiene como objetivo entender en qué medida los inversores están sujetos al ejercicio, resaltar las buenas prácticas observadas y proponer recomendaciones para mejorar el informe de los actores afectados. 
  • La TCFD (Task Force on Climate-related Financial Disclosures): La TCFD ha publicado un informe de seguimiento que estudia las declaraciones fiscales ligadas al clima de más de 1.100 empresas pertenecientes a distintos sectores en 142 países en un periodo de 3 años. 
  • La ley nº 2019-1147 relativa a la energía y al clima: Oficialmente publicada el 9 de noviembre de 2019, esta ley incorpora la urgencia climática en el Código energético. Los objetivos principales son: 
    • Reducir en un 40% los consumos de energía fósil de aquí a 2030.
    • Reducir al 50% la parte nuclear en la producción de electricidad de aquí a 2035.
    • Alcanzar la neutralidad de carbono de aquí a 2050.

La aparición de numerosas leyes e iniciativas europeas no engaña: el sector inmobiliario responsable es, hoy en día, obligatorio.

New call-to-action